Esta modalidad de crédito se diseñó para que los asociados cubrieran necesidades distintas de aquellas que deban clasificarse como créditos de consumo, vivienda o microcréditos y donde la tasa de interés es más atractiva.